Venezolanos sortean la Covid-19 en medio de una crisis política, económica, social y humanitaria

Han transcurrido 12 meses llenos de dificultades para el mundo y en especial para los venezolanos. La emergencia por el coronavirus llegó para agravar la terrible crisis política, económica, social y humanitaria que ya enfrentaban los venezolanos y que se caracteriza, entre otras cosas, por la desestructuración del sistema público de salud, de modo que “para la mayoría de la población enfrentar la Covid-19 no ha sido sencillo”, señala el reporte realizado por la Asociación Civil Convite al cumplirse un año de haberse decretado la cuarentena en Venezuela

La inadecuada dotación de equipos de bioseguridad, escasez de agua y desinfectantes, constantes fallas eléctricas y dificultades para movilizarse han marcado el día a día de trabajadores sanitarios quienes, pese a las circunstancias, siguen en primera línea haciendo frente a la pandemia. 

Prueba fehaciente de estas dificultades es la alta proporción de personal de salud fallecido a causa de la enfermedad, de acuerdo a la estimación de la organización Médicos Unidos de Venezuela que, ante algunas inconsistencias o la poca verificabilidad de los datos oficiales, las ha documentado desde el inicio del brote: en Venezuela murieron (hasta el 13 de marzo) 354 miembros del personal sanitario, lo que constituye 25% del total de decesos registrados en el país, resalta el estudio.

Adultos mayores en riesgo

El coronavirus ha exacerbado la  vulnerabilidad de ciertas poblaciones, en especial la de las personas mayores, quienes enfrentan riesgos significativamente más altos de enfermedad grave y muerte por Covid-19. Si bien las “lagunas” en los datos disponibles sobre la propagación del virus no permiten tener una imagen completa del verdadero impacto de la enfermedad en estos grupos, la elevada cifra de fallecimiento es bastante ilustrativa de la situación: 61% de los fallecidos por Covid-19 son mayores de 60 años. 

Pese a este cuadro tan dramático, a un año del inicio de la pandemia el Estado no les ha brindado una protección diferenciada a las personas adultas mayores que les permita protegerse y  subsistir en este país en el que coexisten dos crisis. Incluso no han sido priorizados en el acceso a la vacunación, poniendo por encima a políticos, personal de seguridad y diputados.

Ante esta situación compleja, en la cual la protección y la prevención son fundamentales, Convite ha  reafirmado su labor en favor de las personas mayores. Por ello, desde el año 2020, en el marco del Proyecto Monitor de Salud que cuenta con el apoyo de la Unión Europea, ha ejecutado el programa de monitoreo y respuesta para COVID19, a través del cual brinda asistencia y protección a personas mayores, mediante donativos de insumos de protección y prevención, tales como mascarillas, caretas faciales, cloro y gel antibacterial a hospitales y entidades de atención de personas mayores, así como a personas mayores en situación de riesgo. 

Opacidad en la información

Ha sido política del Estado el ocultamiento de la información, situación que data desde hace varios lustros, pero se ha hecho más intensa durante el último año. La crisis por coronavirus se ha manejado con datos pocos fiables, por lo que se desconocen los números reales de contagios y muertes por Covid-19 en Venezuela. Es limitada la información divulgada por parte de los voceros oficiales y se han detectado inconsistencias en los datos y acciones que contrarían los principios de salud pública.

Accede aquí a nuestro tablero interactivo con el monitoreo en tiempo real del Covid-19 en Venezuela

Descarga aquí el reporte COVID-19 N° 12, con un año de datos sobre la incidencia de COVID-19 en Venezuela.