* Distrito Capital, Miranda, Zulia, Yaracuy y La Guaira son los estados con mayor incidencia de casos de Covid-19

(NP.- ) La pandemia de coronavirus continúa extendiéndose por todo el territorio nacional. Desde el primer contagio hasta el 15 de julio de 2021 se han registrado 289.362 contagios y 3.339 fallecimientos, de acuerdo con la información oficial ofrecida por los voceros del Gobierno y reflejada en el  reporte situacional número 16 elaborado por Convite en el marco del proyecto #MonitorDeSalud que cuenta con el apoyo de la Unión Europea.

Algunos datos clave

SOBRE EL CONTAGIO Y FALLECIMIENTO DE PERSONAS MAYORES EN ENTIDADES DE ATENCIÓN: Desde el inicio de la pandemia se ha advertido que la enfermedad por Covid-19 tiene un impacto diferenciado en las personas de 60 años y más, es precisamente este grupo poblacional en el que acumula el mayor número de fallecidos en el país, al cierre del presente reporte el 62% de los decesos se concentra en este grupo de edad (2.058 adultos mayores). Ante esta segunda ola de contagio alta y alargada que viene sufriendo el país, autoridades regionales han reportado de manera oficial la detección de contagios en centros de atención para personas mayores, si bien la cantidad real de casos en las entidades de atención se desconoce, la detección de focos en dos de ellas ubicadas en el estado Carabobo y Táchira debe encender las alarmas sobre la situación en los ancianatos del país. A esta situación se le añade que el Estado, en la práctica, no está priorizando la vacunación en estos centros de atención (ni la vacunación de las personas mayores en general). Es necesario que se dé celeridad al proceso de vacunación contra la Covid-19 para los adultos mayores y se considere prioritario el proceso vacunación en las entidades de atención, tanto de sus residentes como de los cuidadores, como única vía para prevenir la hospitalización y complicaciones ante el contagio de la enfermedad que pueda terminar en la muerte.

SOBRE EL PROCESO DE VACUNACIÓN: El país continúa siendo uno de los que menos dosis ha aplicado de Sudamérica, con 1.446.988 dosis de vacunas administras (5% de la población). Sin embargo, cuando vemos la cifra de la población que ha completado el esquema de vacunación (dos dosis) se reduce al 0,8%, sólo 223.858 personas están completamente vacunadas contra la Covid-19 desde que inició la vacunación en el país en el mes de febrero. En contraste, Venezuela está viviendo una de las etapas más críticas desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, con un aumento considerable en el número de contagio y fallecidos. Sin embargo las acciones del Estado y la percepción general parecen no corresponder con esta realidad. Las medidas de salud pública a nivel gubernamental se han relajado, no existe una estrategia real para el control del brote y las jornadas de vacunación no sólo van a un ritmo lento y cuestionable, sino que además resultan focos de contagios peligrosos. Todo esto configura un escenario crítico para el país ante la amenaza de nuevas variantes de mayor transmisibilidad que sobre-exigirían a un sistema de salud que ya se encuentra al borde del colapso. 21 14 junio – 13 julio 2021 Reporte Situacional N° 16 14 junio – 13 julio 2021 Observaciones clave de este periodo 02 03 04 Preocupa además el aumento que se ha dado en el número de fallecidos especialmente en ciertos estados del país, como Apure por ejemplo, el cual para este periodo acumuló casi el 20% del total de fallecimientos reportados. Ante este escenario epidemiológico diverso en el país, insistimos en la necesidad de que el Estado tome medidas diferenciadas de cuarentena en aquellos estados con un acelerado crecimiento en el número de casos, atendiendo con ello la realidad epidemiológica de cada uno de las entidades.

SOBRE LA CONFIANZA EN LAS VACUNAS: El éxito de toda campaña de vacunación depende en gran medida de la confianza de la población para colocarse la vacuna, recodemos que para alcanzar la inmunización colectiva en el caso de la Covid-19 es necesario vacunar al menos al 70% de la población. Por ello, queremos destacar la importancia de contar con información transparente, clara y confiable sobre las vacunas contra la Covid-19 que se están aplicando en el país, como única manera de poder certificar su seguridad y efectividad y con ello crear confianza en la población general para que de manera voluntaria acceda a vacunarse. Es necesario además, que las autoridades sanitarias difundan información con respaldo científico en la que expliquen las vacunas elegidas. Decidir inocular con un candidato vacunal del que todavía no se tienen datos claros y confiables y aplicarlo como “vacuna” pone en riesgo a las personas. La decisión de aplicar una vacuna experimental debe estar guiada por principios bioéticos y debería ser aplicada en grupos pequeños de personas que hayan dado su consentimiento para ser parte de las pruebas experimentales.

SOBRE EL FALLECIMIENTO DEL PERSONAL DE SALUD: A principios del mes de junio el ministro Carlos Alvarado aseguró que el 90% del personal sanitario se encontraba vacunado contra la Covid-19. Sin embargo, esta afirmación se contradice al ver los reportes sobre el personal sanitario fallecido con criterios clínicos para Covid-19. De acuerdo a la organización Médicos Unidos, desde el inicio de la pandemia en el país y hasta el 06 de julio han fallecido un total de 692 trabajadores sanitarios, lo que representa el 21,5% de los decesos reportados oficialmente. Desde el mes de abril se evidenció un aumento considerable en el número de personal sanitario fallecido (con 103 decesos) a la par de la segunda ola de Covid-19 en el país. Durante el mes de junio la mortalidad vuelve a aumentar, con 81 decesos, en comparación con el mes de mayo, que acumuló 70 fallecimientos. El estado Zulia se ubica como la entidad con mayor número de trabajadores sanitarios fallecidos (141), seguido del Distrito Capital (95) y Carabobo (59). El personal sanitario se sigue enfrentando a la pandemia sin suficientes equipos de protección personal, gel antibacterial e insumos de bioseguridad y sin ser vacunados de manera prioritaria, lo que podría hacer la diferencia entre la vida y la muerte para estos trabajadores que se encuentran en primera línea de batalla.

Descarga aquí el reporte situacional número 16 , nuestro monitoreo sobre la situación del Covid-19 en Venezuela