Las personas mayores deben ser parte del desarrollo y de los avance de la sociedad, no incluirlas en áreas específicas es una muestra de discriminación por edad, por lo tanto se deben promover los espacios de participación y formación en distintas áreas, señala el informe de la Asociación Civil  Convite sobre los Derechos de las personas mayores a la salud, educación y recreación.

“Si no se toman en Venezuela las decisiones a nivel de Estado, gobierno y sociedad  que permitan poner el envejecimiento como un tema  de agenda urgente y comenzar a avanzar hacia una política de envejecimiento digno, los que estamos envejeciendo lo haremos en la misma condición de precariedad que hay en este momento. Los adultos mayores no están en condiciones de precariedad porque son viejos, lo están porque el Estado Venezolano los ha obligado a envejecer sin contar con una política de envejecimiento digno”, resalta Francelia Ruiz, directora de Proyectos de Convite.

Por  su parte, la investigadora María Alejandra Barrrientos destaca que Venezuela ya perdió su bono demográfico y es necesario que se deje de pensar que es un país de jóvenes. “El envejecimiento poblacional se ha acelerado debido a la crisis que ha llevado a una migración masiva de gente joven”.

Entre los hallazgos de la investigación desataca la brecha digital que enfrentan las personas mayores, la cual es una forma de discriminación por edad que los deja al margen del progreso a de la sociedad. En Venezuela solo 32% de los adultos mayores dicen tener acceso a internet. Igualmente los adultos mayores tienen poco acceso a actividades recreativas y físicas que les permitan mantenerse saludables.

De acuerdo a las estadísticas recopiladas por Convite, en Venezuela hay 3.599.938 personas mayores de 60 años, lo que significa que 12% de la población se encuentra envejecida y se estima que para el año 2050 se incremente hasta 20%, es decir, unas 7 millones de personas.

Gastos de bolsillo

Venezuela es uno de los países latinoamericanos en el que las personas (de todas las edades) tienen que incurrir a mayores gastos de bolsillo para recibir atención en salud (CEPAL, 2022).

En sentido, durante la presentación de resultados de la última investigación realizada por Convite, Francelia Ruiz destaca que se ha ido reduciendo la escasez de medicinas, pero el alto costo hace casi imposible que los adultos mayores puedan costear los tratamientos para enfermedades como la diabetes o la hipertensión, unas de las más comunes en este segmento de la población.

Desde Convite se insiste en la necesidad de firmar la Convención Interamericana para la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Esta investigación forma parte del proyecto #ConviteXLaSalud y su componente Envejecimiento Poblacional en Venezuela (Enpoven), 2022.