VER Y DESCARGAR INFORME EN PDF AQUÍ

 

El registro y análisis de lo que aquí se presenta sobre la violación del derecho a la vida de personas mayores ocurridas en un contexto de muertes violentas sucedidas durante el año 2018, se realizó a partir de la documentación e información hemerográfica recogida en la sección de sucesos de setenta y cuatro (74) portales noticiosos digitales, nacionales, regionales y locales.

Mediante el proceso descrito se registraron trescientos treinta y tres (333) muertes violentas de personas mayores; de éstas, ciento sesenta y tres (163) o 49 % fueron clasificadas como homicidios intencionales, teniendo como principal móvil al robo y en su mayoría, sucedieron en la vivienda de la propia víctima. En estas circunstancias se registraron 124 homicidios de personas mayores, (37%) del total de homicidios registrados.

Por otro lado, ocurrieron ciento diecisiete (117) decesos producto de homicidios culposos y otros tipos de muertes (accidentes, negligencia, arrollamientos y suicidios), lo que representa el 35% del total de muertes violentas de personas mayores registradas. De entre éstas, la causa más recurrente fue el arrollamiento. El 16 % del total de las muertes violentas sucedidas durante el año 2018 es directamente atribuible, de forma específica, a la responsabilidad del Estado, bien sea por acción, omisión o consentimiento, directo o incitado, cuya consecuencia inmediata fue el fallecimiento de 54 personas mayores.

Esta distinción se hace porque, la protección de la vida de todas las personas -y en especial de los grupos más vulnerables, entre los cuales se encuentran las personas mayores- es una obligación ineludible del Estado de acuerdo con las diferentes convenciones, los tratados y los acuerdos que dan fe de ello. Estas muertes expresan diferentes formas de violación al derecho a la vida, a la provisión de medios necesarios para evitar muertes no naturales o tempranas, de ausencia de acciones o políticas públicas eficaces para proteger la vida ante amenazas de muerte, negando las posibilidades de medios de asistencia médica o social oportuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *