Luis Francisco Cabezas se ha dedicado a trabajar por los sectores más olvidados entre los olvidados: los adultos mayores. Como director de la asociación civil Convite, Cabezas advierte que a la emergencia humanitaria compleja de Venezuela se le sumó la crisis de la COVID-19.

Insiste que, en esta coyuntura, los adultos mayores necesitan más ingresos y en “cash”, además de medicinas.

Cabezas teme que, al empeorar la crisis de la COVID-19, en Venezuela se llegue a dilemas como los ya vividos en Europa: tener que decidir a quién se le da un respirador.

En entrevista por Zoom con el equipo de contrapunto.com, llama la atención sobre lo que sucede en las residencias de adultos mayores con la COVID-19.

Fuente: Contrapunto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *