El 15 de junio se conmemora el Día Internacional de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez. En Venezuela la crisis social, económica y sanitaria vulnera la calidad de vida de las personas de la tercera edad.

En Venezuela el maltrato a los adultos mayores se ha vuelto política de Estado. Casi 5.000.000 de personas de la tercera edad perciben una pensión equivalente a casi 2 dólares mensuales, lo que no les permite satisfacer sus necesidades básicas en un país golpeado por la hiperinflación. 

Pedro Mendoza, de 67 años de edad, es uno de los millones de jubilados que deben “hacer de tripas corazón” para sobrevivir en el país, especialmente ahora que se enfrenta a la pandemia por Covid-19. 

Originario del estado Sucre, comenta que trabajó por muchos años como dibujante arquitectónico en Caracas, pero su habilidad y años de experiencia no se reflejan en la pensión que recibe actualmente. 

“Me cuesta mucho cumplir con los gastos del día a día. Menos mal que entre hermanos nos colaboramos, cada uno pone una parte de lo que se va a gastar y el resto de lo que comemos viene de la caja del CLAP”, dijo el pensionado en entrevista para El Diario

A la necesidad de llenar la nevera se suma la de mantener su calidad de vida. Hace seis años fue diagnosticado con una endocarditis infecciosa –una infección del revestimiento interior del corazón– y desde entonces debe tomar todos los días los medicamentos Atorvastatina, Renapril, Carvedilol y Pantoprazol, aunque este último dejó de tomarlo porque no lo consiguió más. 

“Se me hace muy difícil comprarlos, pero he recibido ayuda, a veces de donaciones de fundaciones donde llevó los récipes y me las facilitan”, añadió. 

Protegerse durante la pandemia 

Desde que fue impuesta la cuarentena en el país, el 16 de marzo de 2020, Pedro Mendoza evita salir con tanta frecuencia. Sabe que su condición y edad le hacen más susceptible a contraer el Covid-19. 

Siempre que salgo llevo lentes, tapabocas, evito aglomeraciones y trato de no tocar cosas que puedan estar contaminadas”, agregó.

A pesar de que intenta cumplir al pie de la letra con la cuarentena, ha tenido que salir más de lo planeado. El aumento de precios en los alimentos le ha jugado en contra, porque cada vez que va al abasto llega con menos de lo que esperaba adquirir. 

“A veces nos toca comprar algunos productos que no son los más adecuados para la alimentación, pero ¿qué le vamos a hacer? Debemos sobrevivir de una u otra forma”, comentó el pensionado. 

Además de los alimentos, tener agua en su hogar también se ha convertido en un lujo. El servicio ha fallado durante varios años en su edificio, pero en los últimos meses ha empeorado. Cuenta que ha pasado días sin ver salir una gota del grifo.

Cuando llega el agua es un motivo de alegría, pero no siempre es suficiente para todos los vecinos. Pedro vive en el piso 14 y si el tanque no se llena lo suficiente el agua no sube hasta su hogar. “A mí me recomiendan que no cargue los tobos por mi condición y por una hernia que tengo, pero gracias a Dios mi sobrino Henry nos ayuda bajando y subiendo los envases”. 

Pedro se expresa de forma muy optimista. Aunque le preocupan las condiciones en las que viven los pensionados, piensa que siempre se encuentra una forma de resolver los problemas. Insiste en que sería ideal brindarle a las personas mayores una pensión mejor, porque asegura que el costo de la vida se ha vuelto inalcanzable. 

La lucha contra el abuso hacia las personas mayores 

Este 15 de junio se conmemora el Día Internacional de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez, aunque en el país poco parece importar, debido a que es un tema que solo abordan algunas organizaciones de derechos humanos en sus agendas. 

La asociación civil Convite es una de las que se ha dedicado de visibilizar las violaciones de los derechos de las personas mayores. Además, el pasado 29 de mayo publicó el Informe de victimización-Vejez en riesgoMuertes violentas en 2019

411

muertes fueron registradas en total

183

fueron atribuidas a hechos criminales

52

fueron responsabilidad del Estado

Este documento, correspondiente a un balance del año 2019, revela una realidad poco debatida en Venezuela: la cifra de muertes de personas mayores por causas violentas. Estos motivos van desde asesinatos hasta fallecimientos por falta de atención de las instituciones públicas. 

Los adultos mayores no solo están expuestos a morir de forma violenta, sino que deben vivir con las consecuencias de la emergencia humanitaria compleja que les impide recibir la atención médica y alimentación que merecen.

Un esfuerzo global

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, envió un mensaje a los Estados parte para tomar conciencia sobre los maltratos a los que podrían estar sometidos los adultos mayores durante la pandemia por covid-19. 

Guterres explicó que ante la crisis mundial, las personas mayores podrían ser víctimas de discriminaciones en los servicios de salud y reiteró que la enfermedad es mucho más letal en personas de 60 años en adelante. 

Las personas de edad tienen los mismos derechos a la vida y a la salud que todos las demás. Al adoptar decisiones difíciles respecto a la atención médica para salvar vidas, se deben respetar los derechos humanos y la dignidad de todos”, expresó la autoridad de la ONU en un video publicado el pasado 6 de junio.

El secretario aseguró que como persona de edad y que además está a cargo de su madre, mucho mayor que él, siente un compromiso personal a la hora de defender los derechos de este grupo etario.

Además, advirtió que las vulneraciones de los derechos de las personas mayores podrían acentuarse más en países en desarrollo, por lo que presentó una serie de recomendaciones en materia de políticas públicas para evitar esto. 

Ninguna persona, vieja o joven es sustituible”, agregó Guterres.

Una de la recomendaciones expuestas por el secretario ante la pandemia es mantener el distanciamiento físico, sin darle a los adultos mayores la sensación de aislamiento, para esto sugiere apoyarse de esfuerzos sociales y herramientas tecnológicas. 

También señaló que los países deben tomar en cuenta a las personas de edad en cada uno de los planes sociales, humanitarios y de salud. 

Finalmente pidió a los ciudadanos no tratar a las personas mayores como si fueran invisibles o impotentes, pues insiste en que ellos se han dedicado plenamente a sacar adelante hogares, a enseñar y a cuidar de los demás. 

Mientras la pandemia por covid.19 sigue su curso, los adultos mayores en Venezuela se enfrentan a retos que jamás imaginaron, en medio de una emergencia sanitaria sin precedentes y una crisis económica que los deja cada día más vulnerables. 

Fuente: El Diario de Caracas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *